Historia del Perfume
La palabra “perfume” o “perfumes” deriva del latín “per” y “fumare”, que significa producir humo, haciendo referencia a las sustancias aromáticas que desprendía un humo al ser quemado, usado para aromatizar. Actualmente, la palabra “perfume” se refiere al líquido aromático que usa una mujer o un hombre, para desprender olores agradables.

Ramón Planas y Buera tiene un Museo del Perfume en Barcelona donde encontraremos entre su maravillosa colección una gran variedad en cuanto a perfumes hombre y perfumes mujer. y sostiene la teoría de que “todo comenzó en la prehistoria, el día que uno de aquellos hombre primitivos encendió una hoguera para calentarse o para alejar las fieras que pudieran acecharle y, por pura casualidad, encendió algunas ramas o resinas de un árbol y éstas comenzaron a desprender un olor agradable, un olor inédito que nunca antes había sentido nadie. Quizás el hecho de encontrarla tan agradable y de que el humo se elevase al cielo, les hizo pensar en utilizarlo como ofrenda a las divinidades”.

El arte de la elaboración de perfumes nació en Egipto, desarrollado posteriormente por los árabes y los romanos. Dentro de Europa, todo comenzó durante el Renacimiento, especialmente en Francia, a mediados del siglo XIV. Ya que se cultivaron flores para elaborar los perfumes. Por lo tanto, pasa a ser el imperio de los perfumes. Con el tiempo, se instalaron los primeros minúsculos laboratorios de perfumistas en los que se dedicaban a elaborar y vender sus propios preparados aromáticos. No obstante, los preparados aromáticos eran exclusivamente para sus clientes, dependiendo de sus gustos y peticiones.

Con el tiempo se fue extendiendo el consumo de aguas de olor, concretamente, las cortes de los reyes de Francia, Luis XIV y Luis XV, fueron grandes consumidores de esencias. La historia dice que se veían un poco obligados para ocultar la falta de higiene y los malos olores de la época. Durante la revolución francesa se estancó el mercado de la perfumería. Sin embargo, la guillotina en esos tiempos hizo rodar las cabezas perfumadas de la nobleza, dando nombre a un nuevo aroma llamado “Guillotine”.

Naturalmente, con la llamada al trono de Napoleón comenzó una expansión para los perfumes. En este momento los perfumistas se convertirían en una gran industria, proporcionando puestos de trabajo y naturalmente, dinero. En este punto, lo importante ya no sólo era la fragancia, sino que también se debía tener en cuenta el frasco, el envoltorio y la publicidad. En relación a España, en el sur, los guanteros fueron los pioneros ya que vendían los frascos junto a los guantes perfumados.

En relación a la cosmetica, los griegos fueron los causantes en introducir sus costumbres desde el Cercano Oriente hasta España. Los primeros barberos y perfumistas fueron griegos que se instalaron en Roma durante la época de la República. El papel más importante de los griegos fue aplicar el arte que tenían para crear frascos de cerámica con el fin de guardar ahí los perfumes, hasta hoy difíciles de igualar.

Diseñaron siete frascos diferentes para guardar los perfumes y aparte, los decoraban con animales mitológicos, figuras geométricas y escenas ceremoniales. Por otro lado, el cristianismo retrocede la utilización de los perfumes y cosméticos ya que consideraban que eran “artimañas del diablo utilizadas por las mujeres para seducir a los hombres”.
Hoy en día, en el siglo XXI, el mercado tiene otras necesidades. Antes era los catadores de fragancias “narices”, quienes determinaban el rumbo de una moda, ahora ellos deben tener atención al departamento de marketing. Actualmente, la perfumería está creciendo a unos ritmos desenfrenados. Cada vez salen más marcas de perfumería y cosmética y no hay cabida para todos. Junto a las perfumerías on-line ha aparecido otro modelo de negocio del sector que está causando furor entre los consumidores de niveles socioeconómicos elevados. Son lo que llaman “perfumerías nicho”, dónde se pueden encontrar las marcas más exclusivas y las que no se distribuyen en las perfumerías tradicionales.

En Perfume’s Club podrás encontrar algunas de esas marcas al mejor precio.

Es importante tener en cuenta que no es obligatorio perfumarse, pero no cabe duda de que el perfume refuerza la personalidad del individuo, como un complemento invisible que afecta a los sentidos y a las emociones. Hay veces que ya sólo por el olor se puede identificar a las personas logrando transmitir diferentes sensaciones y pensamientos.

Tipos de perfumes
Los diferentes tipos de perfumes dependen de su intensidad aromática:

Perfume: es la forma más concentrada, contiene entre el 15-40% de esencia aromática. Mezclado con alcohol de alta graduación. Generalmente, tiene un aroma muy intenso y su duración es de alrededor de 7 horas.
Eau de Perfume: más conocida como EDP, contiene una concentración del 15%. Su duración es alrededor de 4 a 6 horas.
Eau de Toilette: más conocida como EDT o agua de baño, contiene una concentración del 7-15 %. Es la versión más ligera dentro de los perfumes, perfecto para utilizarlo en ocasiones informales. Los expertos recomiendan aplicarlo sobre la ropa y no la piel. Su duración es alrededor de 3 a 5 horas.
Eau de Cologne: más conocida como EDC, contiene una concentración del 3-6% pero con aromas cítricos. Su duración es alrededor de 3 horas.
Splash perfumes: más conocida como EDS, contiene una concentración del 1%.
Anécdotas
El emperador Nerón, cuando celebraba sus banquetes e invitaba a sus amigos más prestigiosos ordenaba que cayeran del techo miles de pétalos de todas las variedades y flores exóticas. A la misma vez mandaba que soltaran pájaros con sus alas bañadas en perfumes para que de esta manera la fragancia se esparciera por toda la sala.

Las damas romanas tenían una manera muy personal de perfumarse ya que, hacían llenar la boca de sus esclavas con perfumes para luego ser rociadas en rostro y cuerpo.

Cuando encontraron la tumba del faraón Tutankamon descubrieron que estaba rodeado de más de tres mil potes con fragancias que aún conservaban su olor a pesar de haber estado enterradas por más de 30 siglos.

Los textos históricos aseguran, que el olor corporal de Alejandro Magno era tan agradable y fuerte que era capaz de perfumar todos los lugares a los que entraba.

Marilyn Monroe, cuando afirmó que antes de irse a dormir se perfumaba con dos gotitas de Chanel Nº 5, las venta perfumes se incrementaron a niveles exagerados.

Patrick Süskind el narrador de la novela “El perfume” es muy minucioso, a la hora de describir todos los detalles y caracteriza a los personajes incluso por sus olores: según sean desagradables o no pertenecen a un personaje que resulte grato o no; de alguna manera el olor define el carácter, se corresponde con el personaje.
*5
© Perfumesclub.com 2009 - 2018 | Todos los derechos reservados | NIF ESB57818197 Marca registrada por Beauty Luxe Distributions SLU | Islas Baleares | DE |AT |UK |FR |BE |IT |NL |PL |PT |